Los delirantes

El mundo parece un lugar inhóspito, arriesgado y automatizado donde la gente no da por los demás, cada uno guarda su historia, sin compartir ni pedir ayuda – es sobrevivir en una soledad – pero hay algunas anécdotas que se cruzan, fruto del destino y capricho del amor son. Es, a veces, cuando ocurren historias hermosas entre nosotros las que nos hacen recordar la humanidad que todavía fluye por nuestra sangre, es cuando inmovilizas al mundo peligroso, gélido e insensible para convertirlo en una historia que devuelve la fe en ti mismo, para que el mundo cobre el sentido que tiene: como el lugar donde guardarse con alguien para ser feliz.

Es increíble que mucha gente afirme que no cree en el amor, que se apaga en cuestión de horas, que es efímero, increíblemente difícil de entender y de explicar. “Lo llamaban loco” pero cuando la ilusión es lanzada en la misma dirección que la tuya, te cuestionas tu propia existencia, incluso tus sueños se marcan en una nueva meta, algo cambia en ti y quieres hacerlo. Dar un beso y una mirada sembrada de ilusión, creedme, a día de hoy es un milagro del que no puedes pasar. Un milagro que traigo en forma de relato. Continue reading Los delirantes

Advertisements