¿Eres fiel a ti mismo? PARTE 2

Notas del autor: ¿Alguna vez te has parado a pensar la imagen que, sin querer, das a los demás? ¿Corresponde tu sentido al sentimiento que quieres mostrar?  ¿Has escuchado frases que te han dolido de personas que jamás hubiese imaginado que te dirían? ¿Te has convertido alguna vez en eso que no querías? 

El siguiente relato se compone de dos partes. La primera parte la puedes leer pinchando aquí. Nuestra protagonista Laura es una chica presumida y se sumerge en su mundo dónde sus leyes no son impuestas por ella. Es un caos que manejan otros, que manejan su vida unos hilos que están ahí y que quiero que descubras por ti mismo querido/a lector/a cuáles son. Para cada uno de vosotros será distinto, esta es la magia que os traigo.

Espero que os guste, no os olvidéis de comentar o suscribiros. Compártelo, es gratis, y quizás conozcas a alguien que se sienta o se haya sentido así. También estás invitado/a al resto de mis redes sociales  🙂

Si te dedicas a la música y a la fotografía y quieres que aparezca en mis entradas/vídeos mándame un correo electrónico y lo colocaré junto a tu canal o blog.

Un fuerte saludo.

City in the Fog by WonderBoy

¿ERES FIEL A TI MISMO?

En aquel tranvía todos andaban callados menos la cabeza de ella. El sol se rompió y la lluvia ahogó el tranvía durante el trayecto. Los cristales se nublaron con el vapor y de allí vino otro recuerdo. El recuerdo de Ignacio, el segundo de su vida al que ella misma prometió (a su propio corazón una vez más) no errar como la anterior vez. Ella se dedicó mucho a este chico, tanto que Ignacio nunca valoró lo que realmente tuvo hasta que la perdió. Se quedó con aquellas palabras rotas, con aquella frase triste, con aquella escena débil y fría por una Laura, una vez más, sin entender. Era un dar todo por nada, un plan estropeado al tiempo y una ilusión rota por un miedo.

Con Ignacio demostró su elegancia e intentó dejar aquello de la mejor manera posible o por lo menos sin hacerle daño. Mientras Ignacio decía “Te odio” enmascaraba un “Te amo”, y a su vez, Laura decía “puedes contar conmigo” y lo enmascaraba en “me importas más de lo que crees”.

La crudeza de aquella imagen reventó el corazón de Ignacio. Laura se convirtió en una máscara que retenía cualquier río de lágrimas, haciéndola parecer escandalosamente difícil, mala y fría pero, por dentro, estaba rota en mil pedazos mucho antes que el propio Ignacio.

“¿Por qué Laura?”

Salió del tranvía y sólo quedaba recorrer aquella calle hasta el encuentro con David, su actual amor. Algo claro que tenía era hacer lo de siempre, a lo mejor estaba equivocada pero se prometió nunca responder al porqué. Podía hacer más daño del que estaba haciendo. Ser princesa en este mundo significaba no poder decir la verdad, quería ser buena persona y si había que sacrificar dando el resultado de la anterior vez lo haría.

Allí se encontraron.

La escena se esfumó en aquella calle. Laura y David se convirtieron en dos burbujas separadas, cada una de un jabón distinto y que evitarían chocarse por el camino. De un todo a pasar por un nada. Una imagen que no quería dar pero que sin embargo la daba. Una especie de cadena que la tenía atada, que la experiencia marcaba sus pasos, ella creía enormemente venir los errores de lejos, no hablaba de sentimientos pero si los balbuceaba.

Es difícil colocar para alguien el sol en la noche y la luna en el día, mezclarle las nubes en un cielo despejado, quitarle las estrellas de su noche para ponérselas al día, prometerte que no lo volverás a hacer y tu religión se desmorona cuando ves las lágrimas en el otro, pareces fuerte, pareces increíblemente fría pero por dentro está muriendo la parte que confiaba en ti misma y sólo el perdón del tiempo te lo hará olvidar.

A veces ni el tiempo te lo hará olvidar, envuelves las palabras con lo que no quieres decir, enseñas con tus sentimientos lo que de verdad no sientes y enmascaras una bonita realidad con el pretexto de que hay que complacer a los demás y Laura caía en todos esos errores.

No te confundas por el camino.

Laura eres Tú cuando no eres fiel a ti misma.

FIN

Advertisements

7 thoughts on “¿Eres fiel a ti mismo? PARTE 2

  1. No me esperaba este final en esta historia, desde mi punto de vista es perfecto para ella, siempre dudamos de nosotros mismos y cambiamos completamente lo que “podría pasar”, soy fiel a mi misma pero también no lo soy, a veces, te mando un abrazo y espero leer más de tus relatos.

    Liked by 1 person

    1. Hola Paola, gracias por tu comentario. Intenté de alguna manera exponer a vosotros/as como lectores esa cercanía en ese “modus operandi” de Laura, de sentirla cada vez más cerca hasta dirigirme directamente a vosotros.

      De sobra, sabes que eres bienvenida por este blog, el tuyo también me entretiene bastante 🙂

      Un fuerte saludo.

      Liked by 1 person

  2. Perdernos a nosotros mismos es una de las peores cosas que nos pueden pasar. Al final, aunque por orgullo o por miedo tendamos a hacer lo contrario, merece la pena ser fieles a nosotros mismos, porque, de lo contrario, corremos el riesgo de acabar viviendo una vida de mentira.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s