¿Qué os gusta más?

FullSizeRender

Mi blog se encuentra en transición, van a surgir unos cambios en las próximas vacaciones navideñas, tengo una idea de más o menos cómo va a quedar el nuevo diseño. Ahora mismo con el trabajo y el día a día no me dejan del todo dedicarlo aquí pero siempre intento guardaros un hueco, ya sea comentando o posteando alguna locura de las mías.

Quiero que seáis partícipes de esos cambios, es una manera de hacer este pequeño rinconcito de internet más vuestro, que sirva de lugar no sólo para leerme sino para compartir nuestra inspiración más allá de nuestras bibliotecas de música o nuestros teclados.

Continue reading ¿Qué os gusta más?

Advertisements

¿Por qué te duele tanto?

Notas del autor: Siempre se ha dicho que el corazón debe ir correlacionado con el cerebro y viceversa, cuando no ocurre algo va mal en tu interior. Es esa fuerza invisible, monstruosa y que no tiene piedad contigo lo que traigo hoy. Una realidad alternativa que convive en nuestro interior, desatada cuando paramos y hacemos resumen. No sabrás hasta que leas si hablamos de lo mismo, si hablamos de una emoción, de un sentimiento o de una enfermedad. 

walking_away

Espero que os guste, no os olvidéis de comentar o suscribiros. Compártelo, es gratis, y quizás conozcas a alguien que se sienta o se haya sentido así. También estás invitado/a al resto de mis redes sociales 🙂

Si te dedicas a la música y a la fotografía y quieres que aparezca en mis entradas/vídeos mándame un correo electrónico y lo colocaré junto a tu canal o blog.

Un fuerte saludo.

Continue reading ¿Por qué te duele tanto?

Yo me inspiro con esta canción ¿Y tú? (PARTE 4)

Buenas tardes, noches o días dependiendo desde dónde me lees o a la hora que te has conectado.

Recordar que en esta miniserie en forma de entrada comparto con todos vosotros la música que me acompaña mientras escribo. Os animo que desde la caja de comentarios también coloquéis la vuestra y así iremos añadiendo una lista buena de canciones que nos inspiren y nos ayuden en esos momentos de mente en blanco. Ir cogiendo canciones de allí o de por aquí también nos enriquece y por muy raras que nos parezcan nos convierte también en críticos con aquello que nos gusta o no.

Fui un gran y fiel seguidor de la serie “Perdidos”. Me atrapó con el misterio de sus primeras temporadas y con las emociones que me regalaron en la última. Opiniones hubo de todo tipo con su final, a mi personalmente me supuso bastante simbólico y difícil de entender, quizás por eso me atrapó aún más.

Lo que si es verdad y recomiendo encarecidamente es que escuchéis su banda sonora, es una melodía creada por Michael Giacchino y realmente no tiene sólo esta sino varias que conmueven un poquito.

Os la dejo una de ellas por aquí y espero que os ayude con esa mente en blanco.

Espero que os guste, no os olvidéis de comentar o suscribiros. Compártelo, es gratis, y quizás conozcas a alguien que se sienta o se haya sentido así. También estás invitado/a al resto de mis redes sociales 🙂

Si te dedicas a la música y a la fotografía y quieres que aparezca en mis entradas/vídeos mándame un correo electrónico y lo colocaré junto a tu canal o blog.

Un fuerte saludo.

Nos vemos en los recuerdos.

Yo me inspiro con esta canción ¿Y tú?

La inspiración es fuente de creación. Siempre lo digo: nuevas experiencias, nuevas emociones. Mejor quedan aún cuando le añades música mientras completas el puzzle de tu creación. En este caso la escritura.

Durante estos años he podido estudiar algo de música, he entendido las composiciones, qué me gusta, qué no, qué me hace vibrar, escuchar el disco de aquel, del otro y jamás pensé que esos tracks me estaban ayudando a entenderme a mí mismo cuando los escuchaba. Me estaban incitando a crear nuevas historias que componer (o descomponer).

Es raro, no siempre me ponen los pelos de punta pero si me ayudan a imaginar y empezar a delirar. La pongo y empiezo a escribir, imaginándome estando allí, cómo sentirán los personajes etc.

Esta entrada (y seguramente habrá más) añadiré la música que me acompaña cada noche, cada mañana que me ayudan a no limitarme. Pertenezco a la generación de los 80-90 y mis sentimientos electrónicos basados en sintetizadores me ayudan a rizar el rizo dentro de mi cabeza, sin desperdiciar grandes clásicos del rock, pop e incluso de música clásica, todo tiene cabida en mi inspiración.

A veces la electrónica, más allá de las vocales, me hacen experimentar ese cambio de situación.

“Parecen estar desconectados de la realidad, a miles de km del lugar donde se encuentra realmente su cuerpo, viajando sobre un transporte mágico de nombre electrónica…”

Daft Punk – Veridis Quo

Te quiero tardío

Ella no se esperaba nada. Tenían que verse en un encuentro algo amargo. Esta vez había que hablar mucho, sobretodo, por la discusión de días anteriores. Su historia era un chocolate amargo que cuando lo mordían les recordaba que el gusto es diferente al chocolate con leche, eran y son una historia con miedo.

El chico había preparado una carta para ella. Necesitaba dar portazo a aquella relación, le estaba consumiendo por dentro. La nobleza de las palabras y de cómo lo habían educado le llevaron a ello: escribir una carta. Siempre lo hacía, cuando notaba que una relación de amistad o de amor se estaba acabando. Él lo sentía, había llegado el momento.

La razón de este tipo de cartas es que, el muchacho, quería demostrar al mundo la otra parte que nadie ve. La parte en que sigue habiendo gente buena que no vive con frío y miedo. Era una manera de hacer enseñar que podía aprenderse de aquello que, aunque lo suyo se había acabado, había que dar la moraleja de la relación sino, esa historia no significaría nada.

La chica triste recibió en sus manos la carta:

Continue reading Te quiero tardío

El dibujo de los monigotes

Desde pequeños se nos enseña en una clase de preescolar unos dibujos en los que salen unos monigotes de diferentes colores: un negrito, un chinito, un europeo, un americano y otros varios. Todos ellos cogidos de las manos y con un gran mundo en el medio, que con el lema “Todos somos iguales” la profesora nos intenta decir eso: Independientemente de nuestro color, raza, cultura o religión somos iguales entre unos y otros.

La foto que veis arriba pertenece a un barrio de Cracovia, que está alrededor de 40 minutos del centro en tranvía. Es la última parada del tranvía 8, “borek fałęcki” se llama. Es un sitio donde nadie va, exceptuando la gente que vive allí. Con gente que nadie va me refiero a extranjeros y turistas. Y yo ¿Qué hacía allí?

Continue reading El dibujo de los monigotes

Como una nube que estuvo en su cielo

Resulta bastante esperada la humildad, la honestidad en cada uno de nosotros, de lo que sale de dentro de nosotros, de ti, de mí, de aquel o aquella; son las pequeñas nubes que van pasando de cielo en cielo, de persona en persona.

Somos una nube con buenas intenciones, algunas nubladas que nos nublan (perdonen la redundancia) y cada una de nuestras buenas acciones son las motas de polvo que conforman nuestra pequeña (o gran) nube.

De la misma manera que debes preocuparte cuando tu cielo está demasiado nublado, lo deberías también cuando te falten nubes.

Da igual que tu nube sea pequeña siempre hay tiempo para engordarla y llegar a ser una gran nube, sólo hay que hacer lo correcto: el bien, lo que nos diferencia, lo que pienses que es correcto, empezando por ser honestos con nosotros mismos.

Cuando conozcas a un cielo nuevo y te toque hacer de nube, quédate sin miedos, disfruta el momento con ese cielo, con ese sol que te está prestando, sonríe, llora, alégrate porque tienes una instancia por un tiempo o quizás ya para toda la vida. Aprovecha ese cielo para engordar tu nube, para que tus motas de polvo se merezcan esa instancia. Sé buena persona y consigue aunque sea que ese cielo esté más de 1 semana (o el tiempo que haga falta) encendido por su sol, que tú seas la culpa de esa luz.

Pero cuando sepas, cuando seas honesto contigo mismo y sepas que tu tiempo en ese cielo ya ha pasado, muévete. Cada uno tenemos un horario, un horario que alguien pone y que cada uno debe saber cuando tu tiempo es el que ha terminado y debes marchar como nube. No hace falta que diga que ese horario no son simplemente unos números que marcan una hora – son algo más – : hechos, personas, momentos, situaciones o sentimientos. De ese horario hablo.

Quizás estés cogiendo demasiado cariño a ese cielo y consigas sentir amor, quizás el mismo tiempo físico que os acompaña día a día no te deje estar más ahí o simplemente ya ha pasado, será cuando te sinceres contigo mismo, reflexionas y decidas marchar, una marcha que para nada es triste, es natural y buena.

A veces puede ser que la realidad que piensas es bastante distante a la realidad“realidad” porque, quizás en otra vida, en otro camino, tu seas la nube principal de ese cielo pero esta que te ha tocado no ha sido.

Es conocer la conmoción y la frustración de lo que tú, como inocente nube, crees y no es, y aún así, diferénciate del resto, no des pataletas ni te hagas notar, serás un pesado y sólo lograrás nublar ese cielo que hace un tiempo lograste encender, como digo, sé honesto contigo mismo y con el cielo de esa persona.

Y cuando tu tiempo halla terminado, no olvides en que cielo estuviste porque fue maravilloso esa instancia que te regaló esa persona, no lo dudes en ningún momento, disfrutaste haciendo las mil y una tonterías que hicieron que su sol brillase por algo más que una hora, con eso debes de estar satisfecho.

No hace falta que dejes una carta, ni siquiera intercambiar una pulsera o hacer un regalo cuando te toque marchar, créeme no la necesita, simplemente haz una foto de tu nube y cuélgasela en su cielo, para que te recuerde cuando ya no estés.

Será muy conmovedor cuando pasen los años y ese cielo pregunte por aquella nube que pasó.

Y más conmovedor será cuando esa nube de buena honestidad y buen hacer eras tú porque para entonces tu nube será más grande.

O quizás ese cielo te vuelva a reclamar para quedarte para siempre.

Sé honesto contigo mismo.

See you in memories.